Facebook Twitter Google +1     Admin

Final de la carta leída

La penúltima dosis:

>>Tras todo este tiempo de lectura, es decir, a continuación, me gustaría finalizar con la siguiente observación: a las preposiciones les gusta la compañía y, por eso, aparecen junto a otras palabras formando las locuciones preposicionales. Aunque también les gusta la soledad y así las usamos en muchas de nuestras conversaciones coloquiales. Nunca habéis oído o dicho ¿A…? ¿Ante…? ¿Bajo…? ¡Con…! ¿Contra…? ¿De…? ¿Desde…? ¡En…! ¡Entre…! ¡Hacia…! ¡Hasta…! Para… Por… ¿Según…? ¡Sin…! Sobre… ¿Tras…?

>>Y se os entiende perfectamente.

>>Espero que os haya gustado esta actividad de lectura en alta voz.

>>Muchas gracias por escucharme y aguantarme.”

Y dobló sus papeles y los guardó.

Al finalizar los cortos minutos de lectura no se esperaba el espontáneo aplauso de todos los oyentes. Fue el momento en el que dio paso a las preguntas, pero nos había dejado boquiabiertos y nadie utilizó los signos de interrogación.

En ese instante alguien tocó en la puerta. Era el invitado.

-Entre y acompáñeme, por favor –dijo el profe que se había acercado a abrirle.

Y pasó un hombre al que acompañaba un perro lazarillo. El invidente se presentó diciendo que se llamaba Manuel. Y empezó su actuación. Tres breves cuentos muy bien relatados y uno más que le pedimos. Más de un minuto duraron los aplausos finales.

¿Cómo acabará este corto relato?

Mañana lo descubrirás.

24/07/2014 08:53 Ángel Prieto Linio #. PROYECTOS

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris